July 14, 2024
Linked media – Associated media

En la última reunión entre agentes sociales para llegar a un acuerdo sobre la reducción de la jornada laboral a 37,5 horas, las posturas se endurecieron, haciendo imposible que el gobierno convocara su primera gran sesión tripartita de la legislatura. Según el gobierno, la CEOE ha interrumpido el diálogo social y ha intentado iniciar una negociación sobre la reducción de la jornada laboral con un aumento paralelo de las horas extraordinarias anuales, actualmente fijadas en 80 horas.

En la tercera reunión tripartita, tras la mesa de negociación bipartita entre CEOE, Cepyme, UGT y CC.OO., el secretario de Estado de Trabajo, Joaquín Pérez Rey, confirmó que los representantes de la patronal no habían presentado ninguna propuesta concreta sobre la reducción de la jornada. Además, los acusó de «negar el objetivo» de la negociación tras cinco meses de conversaciones. Pérez Rey afirmó: “Esta es una negociación seria”.

Pérez Rey criticó la postura intransigente de la patronal y sugirió que la posición de CEOE estaba influenciada más por consideraciones ideológicas que por un deseo de diálogo. A pesar de la falta de avances, el gobierno continúa en contacto con los negociadores de la patronal, buscando avanzar en la discusión.

El gobierno también ha discutido con CEOE y Cepyme posibles medidas compensatorias, como el aumento de las horas extras, para mitigar el impacto económico y organizativo de la reducción de la jornada a 37,5 horas. Según Cepyme, el costo directo en términos salariales sería de 12.000 millones de euros, mientras que el impacto económico global podría alcanzar los 42.000 millones de euros.

Pérez Rey aseguró que la negociación seguirá adelante con los sindicatos, ya que aún quedan aspectos técnicos por resolver. El objetivo es finalizar un texto que pueda ser presentado al parlamento «lo antes posible». La próxima reunión está programada para el lunes, aunque el futuro de las negociaciones depende de la disposición de la patronal para cambiar su postura.

Por su parte, Fernando Luján de UGT y Raúl Olmos de CC.OO. insistieron en la necesidad de respetar el acuerdo para la reducción de la jornada y expresaron su deseo de alcanzar un acuerdo tripartito. Ambos sindicatos destacaron la importancia de reducir el tiempo de trabajo, afirmando que esta medida beneficiaría tanto a las empresas como a los trabajadores y al país en general.

Los sindicalistas también señalaron que, aunque aún no han revisado el texto definitivo, esperan que se pueda presentar al Congreso antes de septiembre, considerando poco probable que ocurra en julio.

Associated media – Linked media